Skip to content

Más precioso que la vida es el amor,

porque no puede haber vida sin amor.

Un legado de amor

The Legacy of Love celebra los logros de toda la vida de Sun Myung Moon (1920-2012) y su esposa Hak Ja Han Moon. Después de casarse en 1960, dedicaron toda su vida a crear un mundo en el que todas las personas puedan vivir en paz, armonía y felicidad.

Conocidos cariñosamente como el Padre y la Madre de la Paz, los Moon trabajaron incansablemente para fomentar la armonía internacional e intercultural a través de matrimonios comprometidos y familias fuertes y saludables. Más allá de la religión, la nacionalidad, la raza y la etnia, todos somos una sola familia humana, la santa comunidad de Dios, nuestro padre y madre celestial.

Crearon muchas organizaciones internacionales para lograr este propósito, incluida la Federación de Familias para la Paz y la Unificación Mundial (FFWPU), la Federación de Paz Universal (UPF), la Federación de Mujeres por la Paz Mundial (WFWP), la Asociación Internacional de Jóvenes y Estudiantes por la Paz. (IAYSP), así como muchos otros en todo el mundo.

El sitio web celebra el año del centenario de Sun Myung Moon y el 60 aniversario de bodas de la pareja. Le damos la bienvenida y le animamos a que aprenda más sobre su inspiradora visión de la paz y participe y haga su propia contribución.

“Para experimentar la verdadera paz, debemos primero practicar verdadero amor sin expectativa de recompensa”

Hak Ja Han Moon

CREENCIA PRINCIPAL

LA BENDICIÓN DEL MATRIMONIO

El Rev. Sun Myung Moon y el Dr. Hak Ja Han Moon,  comenzaron la tradición de la Bendición Matrimonial en 1960 con su propia ceremonia de boda. Basado en su compromiso de por vida con un mundo de matrimonios fuertes y familias empoderadas, la Bendición Matrimonial se ha convertido en una tradición mundial donde las parejas dedican su matrimonio a un propósito mayor y a Dios. Desde 1960, cada año miles de parejas reciben la Bendición Matrimonial en todo el mundo.

La Bendición Matrimonial es una oportunidad para que las parejas renueven o comiencen su relación matrimonial a través de un nuevo compromiso de vivir con propósito para el mundo y Dios. En respuesta a la ruptura del matrimonio tradicional en nuestro mundo, la Bendición Matrimonial ofrece un camino para construir un mundo de matrimonios más fuertes y familias más saludables. Al participar en esta ceremonia, las parejas se vuelven parte de una comunidad mundial de Parejas Bendecidas que se esfuerzan por encarnar el amor de Dios y crear un mundo mejor para las familias.

Las tres enseñanzas principales

Convertirse en una persona íntegra

Cada uno de nosotros nace en una familia para hacer crecer nuestro espíritu y nuestro cuerpo hasta la madurez. Al experimentar el amor de cada miembro de la familia, desarrollamos una comprensión de los principios y valores universales. A medida que nuestras mentes se unen a los principios de Dios, naturalmente nos inclinamos a tomar decisiones responsables y saludables.

Amor verdadero y duradero

Habiendo desarrollado un corazón de amor desinteresado, es más fácil para nosotros crear un amor verdadero y duradero en nuestras relaciones. Formamos familias donde el amor de Dios puede florecer y multiplicarse a través de las generaciones, proporcionando un ambiente propicio para que cada miembro de la familia alcance su propio potencial creativo único. Nuestras familias se convierten en los pilares donde todas las personas viven sin fronteras.

Desarrollar la bondad y la prosperidad

Usando nuestra creatividad, asumimos la responsabilidad de cuidar y desarrollar el mundo en beneficio de todos. Las grandes mentes que trabajan juntas crean el mundo de paz y prosperidad que Dios quiso originalmente. El individuo vive por el bien de la familia, la familia vive por la nación y la nación vive por el mundo.

“Es hora de establecer nuevas coordenadas para nuestras vidas y salir de detrás de las barreras de nuestra propia nación, nuestra propia religión, nuestra propia raza y cultura y hacer un esfuerzo decisivo por la paz. Dios ha estado anhelando ver a la familia humana reunida "

Sun Myung Moon